• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

Comercializadoras, distribuidoras y mercados eléctricos

Entender todos los conceptos del contrato de electricidad es fundamental para hacerlo más accesible y poder beneficiarse de las ventajes que ofrece cada sistema.

¿Cuáles son las diferencias entre una comercializadora y una distribuidora de energía? ¿Y entre tener el contrato de electricidad en el mercado libre o el regulado? ¿Cómo afecta a tu factura? ¿Se puede elegir la compañía con la que contratas la electricidad? ¿Y el mercado?

El sector energético y la factura de la luz pueden generar muchas preguntas. Por ello, queremos dar respuesta a todas estas dudas y hacer más accesible e inteligible tu contrato de electricidad.

El primer paso para descifrar la factura de la luz es entender la diferencia entre la compañía comercializadora y la distribuidora encargadas de proporcionar electricidad a tu hogar. Por una parte, la distribuidora es la encargada de la red eléctrica que lleva la luz hasta nuestra casa. Se ocupa del mantenimiento de la red de suministro y de leer los contadores y garantiza la calidad del servicio. Por lo tanto, la compañía que gestiona la red que transporta la energía hasta tu casa dependerá de la zona en la que vivas y no se puede elegir. Y aquí vemos una parte de la factura: el peaje de acceso o tarifa de acceso, que sirve para pagar lo que cuesta mantener la red eléctrica y hacer llegar la energía hasta tu casa. El precio de este peaje lo fija el Gobierno y es igual para todos, independientemente del lugar o de la compañía.

Por otra parte, la comercializadora es con quien tenemos el contrato de electricidad. La compañía que compra la electricidad a la empresa que la genera y la que nos factura. En este caso sí puedes elegir con qué compañía prefieres contratar la electricidad y cambiar en cualquier momento sin interrupción del servicio.

Como explica Joan Agrelo, Responsable de Implantación y Mejoras de Marketing de Energía de Endesa, "la comercializadora es la que compra la energía y la que te envía la factura", mientras que "la distribuidora es la que pone las vías para que esa energía llegue a tu suministro".

¿Y la diferencia entre mercado libre y regulado de electricidad? La clave está en el precio del kWh. En el mercado regulado de electricidad (cuya tarifa habitual es el PVPC, Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), el precio varía constantemente en función de la oferta y demanda energética. En el libre, al igual que sucede con las telefónicas, la compañía ofrece diferentes tarifas con diferentes modos de funcionamiento, aunque lo más habitual es que el precio del kWh sea fijo, por lo que siempre sabrás de antemano cuánto te va a costar la energía que consumas.

En definitiva, “en el mercado regulado, la oferta está regulada por el Gobierno y todos los que se acogen al PVPC tienen las mismas condiciones, independientemente de con qué compañía se contrate. En el mercado libre, tú puedes buscar la oferta que quieras con cualquier compañía”, apunta Agrelo.

Entonces, ¿puedo elegir? ¡Sí! Eres libre tanto de cambiar tu compañía comercializadora como tu tipo de contrato libre o regulado. Ahora tú decides.

Si aún tienes dudas o quieres más información, puedes visitar la web de endesaclientes.com, donde te contamos más sobre la liberación del mercado y la diferencia con el mercado regulado.