• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

Cómo purgar tus radiadores

Llega el frío, enciendes la calefacción y… sorpresa: Los radiadores no calientan lo suficiente. En este artículo te enseñamos cómo purgar tus radiadores para evitar este problema.

En ocasiones, si tocamos un radiador y vemos que no calienta lo suficiente pese a tener la calefacción a pleno rendimiento, pensamos que puede ser una avería, pero cierto es que lo más habitual es que necesites purgar los radiadores. Es un proceso sencillo que puedes (y debes) hacer en ciertos momentos para mejorar la eficiencia de tu sistema de calefacción.

¿Qué significa purgar radiadores?

Los radiadores funcionan con un circuito de agua caliente que se mueve dentro de ellos. Para ser plenamente eficiente, necesita que el agua caliente circule y no se produzcan “burbujas” en el circuito.

Sin embargo, es bastante habitual que se cuele un poco de aire en el circuito y, por tanto, mengüe su eficiencia y no emitan calor de forma homogénea.

Purgar un radiador no es más que extraer esas burbujas de aire para optimizar la circulación en el circuito de agua y hacer que funcione más eficientemente. Es decir, eliminar el aire sobrante del circuito de los radiadores, para mejorar el rendimiento energético de la instalación de calefacción.

Esto es muy importante. Debemos asegurarnos de que nuestra instalación de calefacción funciona correctamente. Un sistema de calefacción eficiente hará que ahorres energía y, por tanto, pagues menos en tu factura al reducir el consumo.

"Recomendamos que antes de cada temporada de frío purgues los radiadores".

¿Cómo saber si tengo que purgar los radiadores?

El síntoma principal es que el radiador no calienta bien, o no lo hace de forma homogénea. También es habitual que se oigan ruidos extraños al encender la calefacción, como gorgoteo o chisporroteos de agua, que son provocados por el aire que se ha acumulado en el sistema y que debemos eliminar.

¿Por qué es importante purgar los radiadores?

Principalmente por ahorro, tanto de energía como de dinero.

Si no lo hacemos, la caldera trabajará el doble para calentar lo mismo y, por tanto, gastaremos mucha más energía y esto repercutirá en nuestro bolsillo.

¿Cuándo debemos purgar los radiadores?

Puedes purgarlos cuando quieras, pero lo más habitual es hacerlo un poco antes de las temporadas de frío y siempre teniendo en cuenta tus hábitos. Por ejemplo, si sueles poner la calefacción a partir de noviembre, deberías purgar los radiadores en octubre, aproximadamente. Si en tu zona es necesario poner la calefacción desde octubre, pues entonces deberías purgar tu sistema de radiadores en septiembre.

La regla general es hacerlo justo antes de que comience la temporada fuerte de calefacción, o antes del momento en el que la programación de tu climatizador comience.

Lo que sí te recomendamos es que preveas que debes hacerlo. Es conveniente no esperar a que las temperaturas bajen y necesitemos la calefacción, ya que, si no hemos hecho los deberes antes, ésta funcionará mal, no será eficiente, y te hará perder dinero y energía.

¿Cómo purgar los radiadores paso a paso?

Antes de nada, no te asustes. Cualquiera puede hacerlo y es un proceso bastante sencillo en el que debes de tener cuidado con, básicamente 3 pequeñas cosas:

  • La presión de la caldera
  • La temperatura del agua
  • La llave para abrir y cerrar el agua

Ahora sí, vamos con los pasos:

  1. Comprueba la instalación
  2. Enciende la calefacción y pasa la mano por la parte superior del radiador. Luego hazlo por la parte inferior. Si están a distinta temperatura (la de abajo caliente y la de arriba fría), necesitas purgarlo. El aire sube a la parte superior y por eso queda fría (al no tener contacto con agua caliente, sino con aire).

    También necesitas tener presión suficiente en el circuito, por lo que deberás ajustarla en tu caldera antes de empezar.

  3. Sitúate en el primer radiador.
  4. Dirígete al radiador más cercano a la caldera. Hay que entender que flujo sigue el agua y realizar el purgado desde el más cercano a la caldera, hasta el más alejado.

    De esta forma nos aseguraremos que todos quedan bien purgados.

  5. Purga el radiador

    Necesitas un recipiente (un vaso grande servirá), y un destornillador. También puedes utilizar un trapo por si se derrama algo de agua.

    A continuación, busca la llave en el lateral superior del radiador y sigue los siguientes pasos:


    • Coloca un recipiente bajo la llave. Sujeta un recipiente o un vaso y colócalo debajo de la llave. Si te fijas, hay un pequeño pitorro por donde saldrá el aire y después el agua, asique asegúrate de que el recipiente está justo debajo de él. De esta forma, evitarás que se moje el suelo cuando empiece a salir el agua del purgado.
    • Gira la llave con un destornillador. También puedes usar una moneda para abrir la llave de la válvula. La llave se abre y comienza a salir aire que “chisporroteará” hasta que comience a salir agua. El chorro no será uniforme así que debes esperar a que sea fluido para cerrar la llave.
    • Repite la operación en todos los radiadores. Recuerda seguir, radiador a radiador, el flujo del agua.

  6. Restablece la presión de la caldera
  7. Cuando hayas purgado todos los radiadores, debes revisar la presión de la caldera. Debes seguir las recomendaciones del fabricante, pero lo habitual es que la caldera esté entre 1 y 1,5 bares. Lo más habitual es dejarla a 1,5 bares.

  8. Disfruta de la comodidad de la temperatura óptima.

    Ahora sólo queda comprobar que el sistema funciona eficientemente y notar el beneficio en la climatización de tu hogar y en tu bolsillo.
icono consejo Ir al consejo Icono facebook ir a Facebook Icono Twitter ir a Twitter Icono Youtube ir a Youtube Icono Messenger ir a Messenger Icono Linkedin ir a Linkedin Icono Instagram ir a Instagram Logo del enlace compartido ir al enlace compartido marca de verificación icono de marca de verificación icono de flecha hacia abajo icono de flecha hacia abajo icono de cerrar cerrar icono de añadir añadir icono de aumentar aumentar flecha oblicua mira de manera oblicua flecha hacia abajo flecha hacia abajo icono de buscador buscador icono de buscador buscador icono de compartir compartir icono de filtro filtrar icono de correo enviar correo icono de figura correo correo icono de teléfono teléfono icono de fax fax icono de imprimir imprimir icono de play play icono de usuario ir a la sección de usuario icono de error un error ha ocurrido icono de información Información Icono de me gusta Me gusta Icono de me gusta Me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de reloj Reloj Icono de lámpara lámpara Icono de lista Lista Icono de mapa Ir al mapa Icono de teléfono Teléfono Icono de emergencia Emergencia Icono de pausa Pausar Icono de play Play Icono de cierre de sesión Cerrar sesión