• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

Fraude eléctrico: cómo actuar

La manipulación ilegal del suministro eléctrico puede causar un riesgo de seguridad, además de problemas legales y económicos que pueden ser evitados con la colaboración de todos.

¿Qué debes hacer si descubres que un vecino tiene un enganche ilegal al suministro eléctrico? ¿Es algo que te puede afectar a ti legalmente o a tu factura? Nos encontramos ante un tema poco conocido que vamos a explicar a continuación para que puedas actuar correctamente:

Primero, hay diferentes peligros a los que te enfrentas cuando estás ante esta situación y es importante conocerlos: los enganches ilegales suponen un importante riesgo para la seguridad al tratarse de instalaciones manipuladas, incluida la posibilidad de que se produzcan incendios. Pero no solo eso, pueden causar la electrocución e incluso la muertede los que los realizan.

Además de los posibles riesgos físicos a los que hay que hacer frente, una instalación ilegal constituye un fraude que puede beneficiar temporalmente al causante, pero que supone un incremento sustantivo de la factura eléctrica para ti y para tus vecinos, además de provocar sobrecargas y cortes de luz continuos que podrían afectar a tu domicilio y a los electrodomésticos conectados a la corriente eléctrica.

La propiedad de las instalaciones eléctricas os pertenece a ti y al resto de vecinos y, en caso de accidente, la responsabilidad legal recae sobre vosotros.

 

¿Qué debes hacer para solventar el problema?

En caso de que este tipo de manipulaciones ilegales te afecte de forma directa o quieras más información sobre el procedimiento a seguir, puedes ponerte en contacto con nosotros de forma anónima a través del teléfono gratuito 800 760 220 o mediante la dirección de email anomalias@endesa.es y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad posible.

Los enganches ilegales son fraudulentos, están tipificados en el código penal y son muy peligrosos. No olvides que no es únicamente una cuestión de dinero en tu factura de la luz, sino de tu seguridad y de la del resto de vecinos.