La fábrica de la luz

Los angostos y duros cañones del Valle del Lecrín ya avisan de lo abrupto y de la dureza de este ecosistema único en la frontera del parque Nacional de Sierra Nevada.
Los angostos y duros cañones del Valle del Lecrín ya avisan de lo abrupto y de la dureza de este ecosistema único en la frontera del parque Nacional de Sierra Nevada.
Los angostos y duros cañones del Valle del Lecrín ya avisan de lo abrupto y de la dureza de este ecosistema único en la frontera del parque Nacional de Sierra Nevada.

– Éramos como una familia.

– Date cuenta de que , teníamos que soportarnos muchas horas al día y en condiciones que requerían de esfuerzos titánicos. 

Un dron aterriza en el aparcamiento de la central hidroeléctrica Salto de Dúrcal, que figura en los activos de Endesa desde 1991 cuando la compañía eléctrica cerró la adquisición de Sevillana de la Electricidad. En la planta alta del edificio, en una sala de reuniones, Bernabé Rispal, el responsable de la agrupación de Granada y Jesús Muñoz, el técnico superior, charlan con unos invitados especiales. Diego Parejo, José Vílchez y José Manuel Melguizo llevan pocos años jubilados después de todas sus vidas dedicadas a la producción de energía hidroeléctrica. Son de la zona y conocieron a fondo lo que implicaba trabajar en esta central, a la que todo el mundo conoce en el valle de Lecrín como la fábrica de la luz.

– La central nació –explica José Manuel– para abastecer a una especie de teleférico que unía el puerto de Motril con Dúrcal y que servía para importar y exportar bienes a todo el valle. El terreno era tan complejo que el teleférico fue la solución más sencilla.

– Antes el trabajo en una central así era muy diferente. Trabajábamos en turnos cerrados para garantizar la operativa –comenta Diego Parejo–.

– En la cámara de carga –apunta José Vílchez– había una vivienda y el que estaba allí no tenía relevo, quedaba totalmente aislado.  En el pasado incluso sufrieron la visita de bandoleros.

El canal de Agua que nutre de la cámara de carga de la central hidroeléctrica del salto de Durcal, popularmente conocida como la fábrica de la luz.
El canal de Agua que nutre de la cámara de carga de la central hidroeléctrica del salto de Durcal, popularmente conocida como la fábrica de la luz.
El canal de Agua que nutre de la cámara de carga de la central hidroeléctrica del salto de Durcal, popularmente conocida como la fábrica de la luz.
A la izquierda, detalle de una de las llaves que controlan las compuertas de los tránsitos de agua que nutren la cámara de carga de la central hidroeléctrica del salto del Durcal. A la derecha, compuerta de uno de los embalses que forman parte del circuito de aguas de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.
A la izquierda, detalle de una de las llaves que controlan las compuertas de los tránsitos de agua que nutren la cámara de carga de la central hidroeléctrica del salto del Durcal. A la derecha, compuerta de uno de los embalses que forman parte del circuito de aguas de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.
A la izquierda, detalle de una de las llaves que controlan las compuertas de los tránsitos de agua que nutren la cámara de carga de la central hidroeléctrica del salto del Durcal. A la derecha, compuerta de uno de los embalses que forman parte del circuito de aguas de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.

– Y era un hito de la ingeniería. Fue el salto más grande de España. Es una central de poco caudal y mucha presión: 76 kilos/cm2.. También tiene un mantenimiento diferente, porque lleva mucho arrastre de material y se desgastan los equipos.

– Recuerdo que había dos operadores de máquina y un operador de cuadro… y había muchas veces que íbamos cuadrillas de cuatro o cinco para reparar alguna avería en el canal. De repente te dabas cuenta de que dejaba de llegar el agua y había que subir. O era en la cámara de carga o a lo largo del canal y nos las teníamos que arreglar con ingenio para poder reparar las averías.

– Una vez tuvimos que rehacer un puente que se llevó una crecida.

– Y os acordáis de cómo te examinaban para entrar?

– Era en Sevilla. A mí me examinaron en un bar, pero el temario era muy completo, aunque donde luego aprendías de verdad era aquí.

– Yo nací con esto –dice Vílchez–. La primera vez que entré debía de tener 8 años. Mi padre y mi abuelo trabajaban aquí. Y se habían construido unas cuevas justo ahí enfrente [señala con el dedo como indicando la dirección] para poder lavar la ropa.

– Y esto estaba abierto todo el día –cuenta Melguizo–. Las familias entrábamos y salíamos de la central como si fuese algo nuestro.

De izq. a dcha: José Manuel Melguizo, Diego Parejo y José Vilchez, ex trabajadores de la central hidroeléctrica Salto de Dúrcal
De izq. a dcha: José Manuel Melguizo, Diego Parejo y José Vilchez, ex trabajadores de la central hidroeléctrica Salto de Dúrcal
De izq. a dcha: José Manuel Melguizo, Diego Parejo y José Vilchez, ex trabajadores (ya jubilados) de la central hidroeléctrica Salto de Dúrcal

El zumbido del dron recubre el cielo. Luce despejado sobre la ladera de la montaña en la frontera del parque nacional de Sierra Nevada. El termómetro está insoportable. A ratos supera los 35 grados. Francisco Rus pilota el prototipo. Tiene 34 años y pertenece a una nueva generación en el mundo hidro, con unidades operativas que se van desplazando a cada central en función de las necesidades que marquen la operación y el mantenimiento de las mismas. Hoy prácticamente todo se controla en remoto y el chequeo rutinario de los puntos sensibles de estas instalaciones se realiza con la ayuda de un avanzado equipo que se suspende en el aire con la misma sencillez que un barco flota en el mar.

Lo único que de momento no puede reemplazar la cámara colocada en esa estructura de peso pluma es la capacidad del ojo humano para detectar y procesar cualquier anomalía. El artilugio manejado por Rus realiza el recorrido de abajo hasta arriba, en el sentido inverso al que hace el agua cuando se precipita desde la cámara de carga. El dron sube desde la cota 851,65 donde se encuentran los dos grupos Pelton con una potencia instalada de 3 MW hasta los 1.619,80 metros en donde comienzan, a través de la tubería forzada, los algo más de dos kilómetros de salto. Es un paso hacia el vacío de 768 metros de desnivel y en los años 20 del siglo pasado, cuando se construyó la central, fue uno de los más importantes de la época.

Detalle de una de las dos turbinas tipo Pletón de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.
Detalle de una de las dos turbinas tipo Pletón de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.
Detalle de una de las dos turbinas tipo Pletón de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.
Interior del edificio histórico que alberga la central hidroeléctrica del salto del rio Dúrcal.
Interior del edificio histórico que alberga la central hidroeléctrica del salto del rio Dúrcal.
Interior del edificio histórico que alberga la central hidroeléctrica del salto del rio Dúrcal.

La morfología del terreno va cambiando en función de la altitud y la humedad del suelo. Tomillo, almendros, chopos y espino blanco se van combinando para darle al relieve ese aspecto tan característico de uno de los lugares de montaña más significados de la península Ibérica. A pocos metros de la toma de agua, donde hay una pequeña presa que domestica al río Dúrcal, se erige un frondoso robledal en el que refugiarse del calor.

Rus avisa de que está a punto de parar el grupo que todavía quedaba en servicio. El nivel del depósito superior es mínimo y la presión ya no es suficiente para mover la turbina. Finales de julio y se cierra la temporada. Habrá que esperar a que el invierno vuelva a acariciar las cumbres y las deje repletas de nieve para que las máquinas se pongan de nuevo en marcha.

La morfología del terreno va cambiando en función de la altitud y la humedad del suelo. Tomillo, almendros, chopos y espino blanco se van combinando para darle al relieve ese aspecto tan característico de uno de los lugares de montaña más significados de la península Ibérica.
La morfología del terreno va cambiando en función de la altitud y la humedad del suelo. Tomillo, almendros, chopos y espino blanco se van combinando para darle al relieve ese aspecto tan característico de uno de los lugares de montaña más significados de la península Ibérica.
La morfología del terreno va cambiando en función de la altitud y la humedad del suelo. Tomillo, almendros, chopos y espino blanco se van combinando para darle al relieve ese aspecto tan característico de uno de los lugares de montaña más significados de la península Ibérica.

– En alguna reparación del canal de conducción [la canalización de 8.643 metros que une la toma de agua con la cámara de carga] nos quedamos enterrados de nieve hasta la cintura –recalca Vílchez–.  

– O había que contratar animales de carga para llevar piezas y herramientas hasta los lugares más remotos.

La oscilación térmica entre verano e invierno supera los 40 grados en algunos puntos de este entorno tan peculiar. De hecho, durante la construcción de la central se abrieron hasta cuatro kilómetros de pistas para poder movilizar todo el material y se decidió que la tubería forzada iría enterrada para protegerla de una climatología extrema, que requería de una adaptación especial a los operarios y que fue fortaleciendo entre ellos un vínculo más allá de lo laboral.

Detalle de uno de los embalses que forma parte de la red de conductos de agua de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.
Detalle de uno de los embalses que forma parte de la red de conductos de agua de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.
Detalle de uno de los embalses que forma parte de la red de conductos de agua de la central hidroeléctrica del salto del Durcal.

Los avances tecnológicos han ido ganando terreno y lo que antes llevaba horas de una caminata a pie ahora lo cubre un dron en unos pocos minutos. Los todoterrenos también se desplazan con soltura por los caminos de la sierra y los helicópteros han tomado el relevo de los mulos. Quizás lo único que no ha cambiado son las dos turbinas Pelton y el objetivo: seguir fabricando luz.

 

Bernabé Rispal

Responsable de la agrupación de la central hidroeléctrica Salto de Dúrcal, Granada.

Jesús Muñoz 

Técnico superior de la agrupación de la central hidroeléctrica Salto de Dúrcal, Granada.

Diego Parejo, José Vílchez y José Manuel Melguizo

Exempleados jubilados de la central hidroeléctrica Salto de Dúrcal, Granada, respectivamente.

Contenido relacionado

icono consejo Ir al consejo Icono facebook ir a Facebook Icono Twitter ir a Twitter Icono Youtube ir a Youtube Icono Messenger ir a Messenger Icono Linkedin ir a Linkedin Icono Instagram ir a Instagram Logo del enlace compartido ir al enlace compartido marca de verificación icono de marca de verificación icono de flecha hacia abajo icono de flecha hacia abajo anterior ir al anterior próximo ir al próximo icono de cerrar cerrar icono de añadir añadir icono de aumentar aumentar flecha oblicua mira de manera oblicua flecha hacia abajo flecha hacia abajo icono de buscador buscador icono de buscador buscador icono de compartir compartir icono de filtro filtrar icono de correo enviar correo icono de figura correo correo icono de teléfono teléfono icono de fax fax icono de imprimir imprimir icono de play play icono de usuario ir a la sección de usuario icono de error un error ha ocurrido icono de información Información Icono de me gusta Me gusta Icono de me gusta Me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de reloj Reloj Icono de lámpara lámpara Icono de lista Lista Icono de mapa Ir al mapa Icono de teléfono Teléfono Icono de emergencia Emergencia Icono de pausa Pausar Icono de play Play Icono de cierre de sesión Cerrar sesión Icono de teléfono Teléfono