• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

Cómo encender la caldera y ponerla a punto

El frío llega sigiloso y te sorprende sin haber puesto a punto la caldera. Si no quieres tiritar, sigue estos 10 consejos. Tu caldera rendirá al máximo y ahorrarás en la factura.

No pasar frío en tu casa es una cuestión técnica: si tu caldera no falla, el calor está garantizado. Pero también es un tema económico: tu consumo de calefacción equivale aproximadamente al 25% de todo lo que gastas al año en energía.

Si no quieres ni tiritar ni derrochar energía, debes prestar especial atencion al mantenimiento periódico de tu caldera. La fórmula es sencilla: Avería = Frío + Gasto.

 

La revisión oficial de la caldera

El reglamento es claro e indica que si tienes una caldera en tu casa debes revisarla como mínimo una vez cada 2 años.

Es muy importante que no confundas la revisión de la caldera con la inspección de la instalación del gas:

  • La revisión afecta solo a tu caldera y es obligatoria cada 2 años (aunque todos los seguros de mantenimiento incluyen la revisión anual). Eres libre de elegir quién tiene que hacerla: puedes contratar un seguro o bien llamar directamente a un técnico autorizado.
  • La inspección de la instalación se preocupa del contador del gas, las tuberías, las llaves, las gomas... Es obligatoria cada 5 años. Tu compañía distribuidora de gas se encarga de avisarte cuando te toque. Tú decides si quieres que sean ellos quienes hagan la inspección (te la cobrarán como una parte añadida a la factura) o si prefieres recurrir a un inspector autorizado.

 

“Un mantenimiento adecuado de la calefacción permite ahorrar un 10% en consumo.”

 

Los 10 consejos para que tu caldera rinda al máximo

  1. La limpieza es la clave. Tu caldera funciona mejor si está limpia. Fíjate también en el hollín, ya que su exceso podría ser por mala combustión. Y ya que estás, revisa las juntas para comprobar que no existen entradas de aire indeseadas (disminuyen la eficiencia de la caldera).
  2. Revisa las rejillas de ventilación y comprueba que no están obstruidas. Procura que estén siempre limpias y despejadas.
  3. Una caldera bien conectada es una caldera feliz. Revisa tanto la conexión eléctrica como las tuberías del gas y las tomas de entrada/salida de agua. 
  4. La presión adecuada. En la mayoría de modelos lo normal es que la presión de tu caldera oscile entre los 1,2 y los 1,5 bares. Enciéndela, espera unos minutos y comprueba que se encuentra entre estos parámetros. Si la presión es mayor "purga" alguno de los radiadores para disminuirla. Si la presión es demasiado baja, abre ligeramente la llave para llevar más agua al circuito de calefacción.
  5. Encuenta tu temperatura. Punto crucial para tu confort y tu bolsillo. Te recomendamos mantener una temperatura de 18ºC cuando vayas a estar unas horas fuera de casa, y también mientras duermes. Durante las horas en las que vas a estar activo en casa, una buena referencia es mantenerse en torno a los 21ºC. Dicho esto, debes saber que el gasto aumenta un 7% por cada grado de más que necesites. Si te vistes adecuadamente, debería serte perfectamente posible pasar un invierno agradable en una casa que nunca supera los 20ºC.
  6. Atento a tus radiadores. Debes purgarlos para eliminar el aire acumulado en su interior. Coge un destornillador adecuado (en algunos radiadores bastará con usar el canto de una moneda) y un recipiente para no empapar la moqueta. Gira poco a poco la válvula de purgado de todos los radiadores. Escucharás un silbido. Cuando cese y comiencen a salir gotas de agua, cierra el purgador. Así conseguirás que tus radiadores calienten de forma uniforme y aprovechen mejor la energía. Un truco: si los radiadores están calientes por la parte inferior y más fríos por la superior es que ha entrado aire. Ya sabes lo que tienes que hacer...
  7. Si vas a estar fuera durante un tiempo, cierra la llave general de paso del gas.
  8. Contacta con personal autorizado ante cualquier duda o para cualquier modificación que se te ocurra llevar a cabo.
  9. Ojo a los fraudes de las revisiones de gas. Solo tú decides quién y cuándo revisa la caldera. Tú mandas.
  10. Si detectas olor a gas, abre inmediatamente puertas y ventanas; no acciones ningún interruptor eléctrico, cierra la llave de paso de gas y llama al servicio de atención de urgencias.

 

La tranquilidad más cálida

Tienes demasiadas cosas en las que pensar cada día. No hagas que las revisiones de la calefacción sean una más. Despreocúpate con un seguro de mantenimiento que te incluye la revisión anual de la caldera y un técnico a tu servicio que se presenta en tu casa en menos de 3 horas. A cualquier hora del día, cualquier día del año.

 

“Pon la calefacción a 18ºC cuando no estés en casa y a 21ºC cuando estés para evitar el derroche.”

 

icono consejo Ir al consejo Icono facebook ir a Facebook Icono Twitter ir a Twitter Icono Youtube ir a Youtube Icono Messenger ir a Messenger Icono Linkedin ir a Linkedin Icono Instagram ir a Instagram Logo del enlace compartido ir al enlace compartido marca de verificación icono de marca de verificación icono de flecha hacia abajo icono de flecha hacia abajo icono de cerrar cerrar icono de añadir añadir icono de aumentar aumentar flecha oblicua mira de manera oblicua flecha hacia abajo flecha hacia abajo icono de buscador buscador icono de buscador buscador icono de compartir compartir icono de filtro filtrar icono de correo enviar correo icono de figura correo correo icono de teléfono teléfono icono de fax fax icono de imprimir imprimir icono de play play icono de usuario ir a la sección de usuario icono de error un error ha ocurrido icono de información Información Icono de me gusta Me gusta Icono de me gusta Me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de reloj Reloj Icono de lámpara lámpara Icono de lista Lista Icono de mapa Ir al mapa Icono de teléfono Teléfono Icono de emergencia Emergencia Icono de pausa Pausar Icono de play Play Icono de cierre de sesión Cerrar sesión