Gigantes y molinos

Cuando ser un visionario te hace luchar por lo que crees

Molinos del parque eólico de Paradela.
Molinos del parque eólico de Paradela.

Me conozco al cien por cien los domicilios de Paradela y puedo entrar en cada uno de ellos. En la mayoría seré muy bien recibido y en unos pocos me mirarán con cara más seria. Pero los conozco a todos desde los años 80. Yo era funcionario del Ministerio de Agricultura y, a raíz del acuerdo para la Política Agraria Común, tuve que visitar a los vecinos para hacer una relación de las fincas del municipio. Fueron noches enteras trabajando, investigando, porque muchos no sabían qué parcelas tenían.

Eran producto de herencias y no habían llevado a cabo las debidas legalizaciones. En unos cuantos casos los roces familiares no permitían siquiera que se reunieran para aclararse sobre sus propiedades. Fue una labor muy complicada.

En 2002, sin embargo, cuando Endesa llegó a Paradela para participar en el desarrollo eólico en el municipio, mi relación con muchos vecinos se torció. Yo veía los beneficios que la construcción de parques eólicos podía generar para los paradelenses, pero un 20% de los habitantes no lo tenía nada claro. Fue muy duro. Llegué, incluso, a sufrir amenazas.

El malestar iba creciendo a medida que se propagaban rumores y locuras. Decían que los molinos iban a esparcir una radiación que dejaría a las vacas estériles, que al girar las palas producirían hielo, que se desprendería y caería sobre las reses y los humanos, que causarían daños a la salud pública…

Lo pasé muy mal porque me hacían sentir como si estuviera trabajando en contra de los intereses de mis vecinos, a los que vengo representando como alcalde desde los 24 años. Ahora tengo 67.

David Carnero Osio trabajando en su explotación ganadera de Pre-cebo de terneros situada en el lugar de Acevedo.
David Carnero Osio trabajando en su explotación ganadera de Pre-cebo de terneros situada en el lugar de Acevedo.
A la izquierda, David Carnero Osio trabajando en su explotación ganadera de Pre-cebo de terneros situada en el lugar de Acevedo; en la imagen derecha, Mari Fe Reñadoiro prepara a sus vacas para ser ordeñadas en su Explotacion de Leche SC.
A la izquierda, David Carnero Osio trabajando en su explotación ganadera de Pre-cebo de terneros situada en el lugar de Acevedo; en la imagen derecha, Mari Fe Reñadoiro prepara a sus vacas para ser ordeñadas en su Explotacion de Leche SC.

Apoyo vecinal

Que el 20% de los vecinos se manifestara contra los proyectos eólicos de Endesa en Paradela no implicaba que el 80% restante estuviera a favor. La mayoría, simplemente, no participaba en la dinámica de impedir la construcción de los dos parques (de Paradela y de Serra de las Penas), pero llevó su tiempo que los apoyaran.

«No te creas lo que dicen por ahí», les advertía, animándolos a cogernos un autocar e irnos a ver parques eólicos. De esa manera, las falsedades caerían por su propio peso. Y así fue, poco a poco.

En 2007, ya fue posible empezar negociaciones económicas con unos pocos vecinos. Pero como Galicia es tremendamente minifundista el proyecto necesitaba el apoyo de cerca de 200 dueños de medio millar de fincas. Algo que se dio con el pasar del tiempo.

Darío López Rodríguez y Purificación Rodríguez Fernández visitan a su toro en uno de sus terrenos para ver la evolución del mismo tras ser infiltrado
Darío López Rodríguez y Purificación Rodríguez Fernández visitan a su toro en uno de sus terrenos para ver la evolución del mismo tras ser infiltrado.

Los propietarios fueron cambiando de idea y, diez años más tarde, en 2017, por fin se pusieron las obras en marcha. Los vecinos seguían enfadados, pero la contrariedad ya era otra; ahora estaban interesados en instalar los molinos en sus fincas.

Yo seguí adelante en medio de la crisis. Algunos vecinos pensaban que, como alcalde, elegiría qué propietarios se beneficiarían de la construcción de los parques eólicos,  les explicaba: «Los técnicos son los que constatan donde hay mejor viento, son quienes deciden la localización de las máquinas».

 

Cambio de perspectiva

Los beneficios económicos directos han tenido un gran peso en esta disputa, pero no han sido el único motivo del cambio de perspectiva de los vecinos. Pasaron de reproducir bulos a desear estar involucrados en el proyecto porque vieron que las ventajas eran considerables.

Tanto los dueños de las fincas donde están los 27 molinos como las que han dado cobijo a los conductos subterráneos cobran arriendos anuales o perciben un pago único, pero lo más motivador ha sido ver que muchas tierras inaccesibles y, por lo tanto, prácticamente abandonadas, se han convertido en pastizales de primera.

“Muchas tierras, inaccesibles, y por lo tanto, prácticamente abandonadas, se han convertido en pastizales de primera”.
En la imagen de la izquierda, Marisa y su madre Padrón junto a sus perros por el prado de su explotación ganadera de Rubia Gallega en Rañodoiro, Castro del Rey, Paradela. En la derecha,  Marisa trabaja su huerto en Rañodoiro.
En la imagen de la izquierda, Marisa y su madre Padrón junto a sus perros por el prado de su explotación ganadera de Rubia Gallega en Rañodoiro, Castro del Rey, Paradela. En la derecha, Marisa trabaja su huerto en Rañodoiro.

Eso, gracias a las vías de 12 metros de ancho, construidas para subir las máquinas de los parques eólicos. Estos caminos han permitido que los propietarios accedan más fácilmente a sus fincas; parcelas que antes o carecían de acceso o el mismo era de muy difícil utilización.

Toda esta transformación en la zona no hubiera sido posible sin el trabajo de identificación de la titularidad de las tierras. Yo lo empecé en los años 80, lo retomé a raíz de la construcción de los parques, en los últimos años, y Endesa lo finalizó, legalizando cada una de las propiedades. Las expropiaciones, de hecho, han sido testimoniales (un par de casos) porque hemos hecho de todo, no solo para localizar a los herederos sino también para ponerlos de acuerdo.

Un rebaño de ovejas pasta junto al parque eólico de Paradela.
Un rebaño de ovejas pasta junto al parque eólico de Paradela.

Labor social

Yo he mediado entre más de 50 familias que, por una mala relación, no habían hecho el reparto legal de las herencias. He logrado que padres e hijos que no se hablaban llegaran a un entendimiento sobre las tierras y fueran juntos al notario a escriturarlas.

Así que una cosa llevó a la otra. Pasaron de ser tierras inaccesibles, improductivas y sin los papeles en regla, a ser un activo. Muchos propietarios aprovecharon para vendérselas a vecinos que se dedicaban a la ganadería, nuestro mayor motor económico. Así todos salieron beneficiados.

Para quienes las vendieron, las tierras dejaron de ser una carga porque, aunque ya no vivían en Paradela, las tenían que cuidar para evitar incendios. Para quienes las compraron y ampliaron la extensión de sus terrenos, sus negocios se han desarrollado. De hecho, el saldo ha sido muy positivo: ninguna explotación se cerró por los parques. Al revés. Se han mejorado las que existían. 

Los parques eólicos afectaron positivamente a las explotaciones: 7.000 cabezas de ganado, unas cuantas granjas de porcino, y algunas explotaciones de ovino y caprino. Además, contamos con una buena producción y almacenamiento de forrajes, y se está volviendo a sembrar trigo y centeno.

“Los parques eólicos afectaron positivamente a las explotaciones: 7.000 cabezas de ganado, unas cuantas granjas de porcino, y algunas explotaciones de ovino y caprino”.
La noche llega sobre Paradela.
La noche llega sobre Paradela.

En cualquier caso, no es fácil conquistar población en el mundo rural. Si antes del pantano, Paradela contaba con más de 4.000 vecinos, hoy somos 1.800. Si en nuestro colegio estudiaban más de 300 niños, hoy tenemos solo 62 alumnos de primaria. Es decir, aunque los parques eólicos no hayan atraído a población activa, sí que ayudaron a consolidar las explotaciones ganaderas. Eso ha hecho ver a los paradelenses que hay un futuro por delante. Hay explotaciones que van a crecer mucho más de lo que ya han crecido.

“Los parques eólicos no han atraído a población activa, pero, al ayudar a consolidar las explotaciones ganaderas, han hecho ver a los paradelenses que hay un futuro por delante”.

Y todo esto en un ambiente de consenso general, y para bien, que se ha traducido en una excelente relación con los vecinos. «¡Qué razón tenías!», me han reconocido.  

 

José Manuel Mato Díaz

Alcalde de Paradela.

icono consejo Ir al consejo Icono facebook ir a Facebook Icono Twitter ir a Twitter Icono Youtube ir a Youtube Icono Messenger ir a Messenger Icono Linkedin ir a Linkedin Icono Instagram ir a Instagram Logo del enlace compartido ir al enlace compartido marca de verificación icono de marca de verificación icono de flecha hacia abajo icono de flecha hacia abajo anterior ir al anterior próximo ir al próximo icono de cerrar cerrar icono de añadir añadir icono de aumentar aumentar flecha oblicua mira de manera oblicua flecha hacia abajo flecha hacia abajo icono de buscador buscador icono de buscador buscador icono de compartir compartir icono de filtro filtrar icono de correo enviar correo icono de figura correo correo icono de teléfono teléfono icono de fax fax icono de imprimir imprimir icono de play play icono de usuario ir a la sección de usuario icono de error un error ha ocurrido icono de información Información Icono de me gusta Me gusta Icono de me gusta Me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de reloj Reloj Icono de lámpara lámpara Icono de lista Lista Icono de mapa Ir al mapa Icono de teléfono Teléfono Icono de emergencia Emergencia Icono de pausa Pausar Icono de play Play Icono de cierre de sesión Cerrar sesión Icono de teléfono Teléfono