• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

Cómo ahorrar cuando conduces

¿Por qué tenemos que mejorar la eficiencia de nuestra conducción? La mayoría de las personas desean ahorrar en combustible, pero han adquirido unos hábitos que lo hacen complicado. Cambiar la forma de circular no sólo te hará ahorrar, sino que también contribuirás a mejorar el medio ambiente.

Descubrir que unos pequeños cambios en nuestro modo de conducir nos permiten un ahorro considerable de combustible y que, además, podemos incidir positivamente en la sostenibilidad del entorno son razones más que suficientes para replantearnos nuestra forma de hacer las cosas. Resulta indispensable entender bien en qué consiste la conducción eficiente, y hoy te vamos a dar las claves para conseguirlo.

 

¿Qué es la conducción eficiente?

Según la DGT, la  conducción eficiente es un estilo de manejo de vehículos que pretende que rebajemos el consumo de carburante y, por lo tanto, favoreciendo una disminución de los niveles de contaminación ambiental.

La eficiencia también implica que el conductor se sienta cómodo al volante y que se reduzcan los posibles riesgos en la carretera.

Para conseguir estos objetivos es necesario aplicar una serie de técnicas. Estas, en realidad, son de lo más sencillas, y están basadas en el aprovechamiento de las posibilidades que ofrecen los motores de los automóviles actuales.

 

Ventajas de la eficiencia al volante

La lista de ventajas que nos proporciona optar por este tipo de conducción incluye beneficios para la calidad de vida de nuestras ciudades, así como para nosotros mismos como conductores.

1. Una circulación sin estrés

Los principios de la eficiencia al volante incluyen evitar movimientos bruscos, como los frenazos, los acelerones o los adelantamientos indebidos. Por lo tanto, nos será de ayuda el hecho de estar relajados al conducir. La actitud, además, influye de manera directa en la disminución de las posibilidades de un accidente grave.

2. Ahorro económico

Evitar frenazos y otros movimientos bruscos parecidos nos permite mantener una velocidad constante. Por lo tanto, hacemos un consumo constante de combustible. ¿Qué consecuencias tiene esto? El ahorro en gasto de carburante y de costes de mantenimiento: si no maltratamos el vehículo, tenemos menos posibilidades de averías y desgaste de elementos como los frenos o los neumáticos.

"Mantener una velocidad constante supone el ahorro en costes de mantenimiento: si no maltratamos el vehículo, tenemos menos posibilidades de averías y menos desgaste"

3. Aumento de la seguridad en la carretera

Como consecuencia de los puntos anteriores, es obvio que mejorar la eficiencia a la hora de conducir nos permite mejorar la seguridad general de todos los conductores en la carretera. Estar al volante sin estrés es esencial para que podamos conducir anticipando y previniendo lo que puede suceder a nuestro alrededor. En consecuencia, podremos reaccionar mejor ante cualquier problema.

4. Mejora de la salud

Si conducimos siguiendo unas pautas de eficiencia ayudamos a reducir la contaminación en el ambiente. De esta manera se mejora la calidad de vida de todos. No podemos olvidar que la emisión de gases contaminantes puede provocar trastornos respiratorios, en los ojos e, incluso, enfermedades cardiovasculares.

"Si conducimos siguiendo unas pautas de eficiencia ayudamos a reducir la contaminación en el ambiente."

Consejos para mejorar la eficiencia y sostenibilidad


La lista de estrategias que podemos aplicar a la hora de conducir con mayor eficiencia y sostenibilidad incluye:

  • Usar primera para iniciar la marcha del coche, pero cambiar a segunda lo antes posible.
  • Circular con marchas largas la mayor parte del trayecto nos permite reducir las revoluciones del motor y, por lo tanto, optimizar el consumo de combustible
  • Frenar levantando el pie del acelerador, sin recorrer al pedal de freno, activa la inercia del movimiento y evita frenazos bruscos.
  • Si conducimos en una pendiente podemos optar por una estrategia parecida. Si levantamos el pie del acelerador y no cambiamos de marcha, conseguiremos la misma inercia de movimiento que nos permitirá desplazarnos sin consumir.
  • En caso de encontrarnos en un atasco, será necesario que mantengamos el uso de marchas largas, siempre teniendo cuidado de evitar perder la distancia de seguridad entre vehículos. Caer en la tentación de hacer pequeños acelerones a la mínima oportunidad solamente hará que tengamos que frenar más a menudo. Esto se traducirá en un mayor consumo de combustible y la generación de más contaminación.
  • Los adelantamientos son otro elemento básico para la conducción eficiente. Es importante que hagamos solamente los necesarios, y los que supongan movernos con más seguridad en el coche. Por supuesto, los que implican una invasión del carril contrario son peligrosos y, por lo tanto, debemos evitarlos. Solamente entran dentro de la categoría de conducción eficiente aquellos que ofrecen espacio para hacerlos a una marcha similar a la que se conduce y a una velocidad lo bastante alta como para no tener que frenar
  •  En las paradas de más de un minuto, es recomendable que apaguemos el motor para evitar el mínimo consumo existente cuando estamos sin movimiento pero en marcha

Otra de nuestras recomendaciones tiene que ver con la refrigeración de tu vehículo. Nada de bajar las ventanas cuando se circula: restarás a tu coche aerodinamismo y consumirás más combustible. Sólo en el caso de que circules a una velocidad baja te compensará hacerlo. Asimismo, considera mantener una temperatura agradable (entre 22 y 24 ºC) en el interior de tu vehículo, ya que el calor excesivo desconcentra a los conductores.

Te recordamos también que el mantenimiento de tu coche es clave para poder poner en práctica todos estos consejos, desde las ruedas hasta los parabrisas. Si es hora de cambiar de vehículo, es imprescindible que tengas en cuenta los modelos que menos consuman y contaminen.

En este sentido, la opción del coche eléctrico tiene su particular conducción eficiente. Por ejemplo, su aceleración es mucho más rápida que con un coche de combustión, por lo cual es necesario regular la aceleración. La gestión del sistema de frenada también influye en la conducción eficiente de los vehículos eléctricos, ya que cuenta con un procedimiento de recuperación de energía. A la vez que se frena se carga la batería, por lo que el motor hace de generador en los momentos de desaceleración. Por ello, se recomienda frenar suave y de manera prolongada en el tiempo.

Asimismo, la situación de las baterías en estos coches hace que tengan el centro de gravedad más bajo, lo que dota de estabilidad a la conducción. Es algo a tener en cuenta a la hora de tomar curvas, por ejemplo.

Otro punto a tener en cuenta es la planificación del trayecto, ya que la autonomía de estos vehículos es de unos 200 kilómetros. Por ello, hay que calcular las paradas teniendo en cuenta las distancias y los puntos de carga. Y no olvides tampoco los tiempos de carga, que varían si cargas en un punto habilitado para ello o si lo cargas en casa. También te recordamos que el aire acondicionado genera un gran gasto energético en los coches eléctricos, así que, si vas a usarlo en tu trayecto, tenlo en mente a la hora de programar tus cargas.

Por último, está el estado de salud del propio conductor: asegúrate de que te encuentras en buen estado de salud, descansado, pero también deberías acudir periódicamente a revisiones de la visión y oído, y si fuera tu caso, realizar un buen mantenimiento de gafas o lentillas. Aunque tendrás que parar y descansar cada dos horas o cada vez que lo necesites, no debemos olvidar que tenemos que tener un estado anímico correcto en carretera, pues los nervios, prisas y agobios nunca no son buenos copilotos en tu ruta.

El último consejo, y no por ello menos importante es garantizar tener la máxima concentración y estar en constante alerta, dejando atrás distracciones como el móvil. Déjalo en algún sitio en el que no te distraiga y si tu vehículo dispone de manos libres, utilízalo siempre. Si tienes que utilizar un GPS, configúralo antes de salir o para un momento en alguna estación de servicio si tienes que modificar algún parámetro de la ruta.

Nunca dejes de estar concentrado en la carretera y piensa que tu seguridad y la de tus acompañantes siempre es lo primero.

Seguir estos consejos básicos en la conducción nos permite mejorar la eficiencia y seguridad al volante y, a la vez, colaborar en el cuidado del medio ambiente.

Sólo cuando estés comprometido al 100% podrás ser el conductor más eficiente posible.

icono consejo Ir al consejo Icono facebook ir a Facebook Icono Twitter ir a Twitter Icono Youtube ir a Youtube Icono Messenger ir a Messenger Icono Linkedin ir a Linkedin Icono Instagram ir a Instagram Logo del enlace compartido ir al enlace compartido marca de verificación icono de marca de verificación icono de flecha hacia abajo icono de flecha hacia abajo icono de cerrar cerrar icono de añadir añadir icono de aumentar aumentar flecha oblicua mira de manera oblicua flecha hacia abajo flecha hacia abajo icono de buscador buscador icono de buscador buscador icono de compartir compartir icono de filtro filtrar icono de correo enviar correo icono de figura correo correo icono de teléfono teléfono icono de fax fax icono de imprimir imprimir icono de play play icono de usuario ir a la sección de usuario icono de error un error ha ocurrido icono de información Información Icono de me gusta Me gusta Icono de me gusta Me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de reloj Reloj Icono de lámpara lámpara Icono de lista Lista Icono de mapa Ir al mapa Icono de teléfono Teléfono Icono de emergencia Emergencia Icono de pausa Pausar Icono de play Play Icono de cierre de sesión Cerrar sesión