• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

¿Cuánto cuesta bajar la potencia contratada?

De la potencia de tu casa depende que puedas enchufar más o menos cosas a la vez. Tal vez acabas de descubrir que tienes demasiada potencia contratada y te preguntas cómo reducirla y cuánto te va a costar. Es sencillo. Te lo explicamos.

En tu factura de la luz pagas por un lado por tu consumo (la electricidad que gastas cada mes) y por otro lado por tu potencia.

La potencia es un término fijo en tu factura: vas a pagar todos los meses lo mismo hasta que decidas subirla o bajarla. Pero ¿por qué deberías decidir esto? Pues porque descubres que te quedas corto o te pasas de largo en potencia.

  • Si te quedas corto: te quedarás momentáneamente sin luz cada vez que enciendas varios electrodomésticos al mismo tiempo (lo que antiguamente se conocía como "saltan los plomos".
  • Si te pasas de largo: nunca te ocurrirá el fenómeno anterior, pero estarás pagando más de lo que necesitas en tu factura. Mes a mes, todos los meses.

 

Bajar de potencia: por qué y cómo hacerlo

Imaginemos que descubres que tienes demasiada potencia contratada. Para descubrir este tipo de cosas te recomendamos este contenido sobre cómo saber qué potencia eléctrica necesitas.

Si tienes demasiada potencia contratada, estás ante una buena oportunidad de ahorro. En términos generales y de media, por cada kW que bajes de potencia podrías ahorrar hasta 60 euros al año en tu factura de la luz. Esta es la gran razón que te lleva a bajar de potencia.

¿Cómo hacerlo? Solo tienes que solicitarlo. Es un trámite sencillo, aunque te advertimos de que tu compañía distribuidora, que es la que se ocupa de estas cosas, podría decidir ponerte un límite de un cambio de potencia al año (una vez realizado, tendrías que esperar al año siguiente para solicitar otro):

¿Cuánto cuesta bajar la potencia?

Bajar de potencia es un trámite rápido y relativamente barato. La compañía distribuidora te cobrará unos 11 euros por bajar de potencia, sin importar cuántos kW decidas bajarla. Este cargo te llegará en tu factura de la luz, bajo la categoría "derechos de enganche".

Ten en cuenta que subir la potencia resulta bastante más caro, ya que hablamos de unos 45 euros por cada kW que decidas subirla (encuadrado en tu factura como "derechos de extensión y de acceso").

Dependiendo de cuál sea tu distribuidora, podrían cobrarte por otras gestiones o depósitos.

 

“El coste de bajar la potencia eléctrica son unos 11 euros, sin importar cuánto la bajes.”

 

Trucos rápidos para calcular tu potencia

No hay dos personas iguales, no hay dos casas iguales. Por lo tanto, la potencia que verdaderamente necesitas depende de muchos factores. Muchos más de los que podemos explicarte aquí. Pero existen una serie de atajos que te van a permitir saber si te estás pasando o quedando corto de potencia.

Estos tres trucos los puedes usar por separado o todos juntos. Son ideas básicas que pueden (o no) servirte de orientación:

1. Ensayo y error: vete encendiendo uno por uno los electrodomésticos de tu casa. En algún momento podría saltar el ICP ("saltar los plomos") y te quedarías sin luz. Si esto no ocurre nunca, ni tan siquiera con todos los electrodomésticos funcionando, significa que tienes más potencia de la que necesitas. Si esto ocurre solo en circunstancias que es muy difícil que se den en la vida real (por ejemplo: lavadora, horno, lavavajillas y aire acondicionado, todo a la vez funcionando) significa que tu potencia puede ser la adecuada. Si esto ocurre en situaciones cotidianas (por ejemplo: no puedes cocinar y lavar la ropa al mismo tiempo), significa que te estás quedando corto de potencia.

2. Cuánto frío/calor necesitas: como regla general, lo que más potencia exige es emitir frío o calor. Un uso intensivo del aire acondicionado o de una calefacción eléctrica puede disparar tus necesidades de potencia. Los programas en frío de una lavadora requieren hasta 10 veces menos potencia que hacer la colada con agua muy caliente. Solo tú puedes saber cómo vives y usas tus electrodomésticos.

3. Matemáticas fáciles: apunta la potencia de tus principales electrodomésticos. Este dato siempre está en el folleto de instrucciones y además suele encontrarse también en la pegatina-etiqueta que va adherida al aparato en algún lugar (a veces en su base o en el lateral). Cuando tengas la suma total, divídelo entre 3. Esto te dará una idea aproximada de la potencia mínima que vas a necesitar. Si quieres profundizar en este tema y hacer un cálculo más exacto, te recomendamos este contenido sobre el factor de simultaneidad y cómo te afecta.

 

“Existen trucos para intuir si te estás pasando o quedando corto de potencia, pero un cálculo exacto solo podrá realizarlo un técnico especializado.”

 

icono consejo Ir al consejo Icono facebook ir a Facebook Icono Twitter ir a Twitter Icono Youtube ir a Youtube Icono Messenger ir a Messenger Icono Linkedin ir a Linkedin Icono Instagram ir a Instagram Logo del enlace compartido ir al enlace compartido marca de verificación icono de marca de verificación icono de flecha hacia abajo icono de flecha hacia abajo icono de cerrar cerrar icono de añadir añadir icono de aumentar aumentar flecha oblicua mira de manera oblicua flecha hacia abajo flecha hacia abajo icono de buscador buscador icono de buscador buscador icono de compartir compartir icono de filtro filtrar icono de correo enviar correo icono de figura correo correo icono de teléfono teléfono icono de fax fax icono de imprimir imprimir icono de play play icono de usuario ir a la sección de usuario icono de error un error ha ocurrido icono de información Información Icono de me gusta Me gusta Icono de me gusta Me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de reloj Reloj Icono de lámpara lámpara Icono de lista Lista Icono de mapa Ir al mapa Icono de teléfono Teléfono Icono de emergencia Emergencia Icono de pausa Pausar Icono de play Play Icono de cierre de sesión Cerrar sesión