• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

¿Qué radiador es mejor?

Si estás pensando en comprar una estufa portátil, aquí te dejamos un pequeño análisis de los modelos más utilizados. Butano, aceite, parafina, halógenos, convectores…

Los radiadores portátiles son una opción recomendable para calentar pisos pequeños o segundas viviendas.

Si el clima no es muy frío, un calefactor "de quita y pon" cuenta con un buen número de ventajas:

  • Son baratos.
  • Se pueden mover de una habitación a otra.
  • No hace falta ningún tipo de obra ni instalación.

A estas tres virtudes se puede añadir una cuarta que afecta a tu bolsillo. Si lo vas a utilizar para calentar en momentos puntuales, puedes ahorrar mucho en consumo eléctrico, especialmente si contratas una tarifa que te permite elegir las horas en las que la luz te sale gratis.

Te presentamos los tipos de radiadores más utilizados para que elijas según tus necesidades.

 

Estufas de butano: baratas pero incómodas

  • Funciona con: butano.
  • Ventajas: calientan rápidamente cualquier habitación y gastan relativamente poco, por lo que acaban saliendo baratas.
  • Contras: hay que cambiar la bombona cuando se acaba, por lo que conviene tener siempre una de repuesto. Además, consumen oxígeno y liberan dióxido de carbono, por lo que no son recomendables en espacios pequeños como dormitorios y baños.

 

Estufas de parafina: rápidas pero con poca autonomía

  • Funcionan con: parafina líquida.
  • Ventajas: ideales para habitaciones grandes. Calientan muy rápido e incluyen sistemas de seguridad atmosférica. Además, al pesar poco es fácil moverlas de un lado a otro.
  • Desventajas: tienen mucha menos autonomía que las estufas de butano. Si el combustible de una de butano puede durar unas 60 horas, la parafina se agota en unas 18 horas. Es muy importante verificar que cuentan tanto con sistema antivuelco como con alarma de rellenado. Agotado el combustible, habrá que volver a cargarlas con parafina. Aunque es más sencillo que hacerse con una bombona de butano, sigue siendo un engorro.
“La incomodidad de las estufas de butano y parafina es que hay que rellenarlas cada ciertas horas de uso.”

Calefactores eléctricos: cómodos, pero resecan el ambiente

  • Funcionan con: electricidad.
  • Ventajas: estas estufas de aire caliente proporcionan un calor rápido e intenso. Son perfectos para habitaciones pequeñas (por ejemplo calentar el baño antes de la ducha). Pequeñas, manejables y de funcionamiento extremadamente sencillo.
  • Desventajas: para generar calor consumen oxígeno, por lo que si se quedan varias horas encendidos resecarán bastante el ambiente. También pueden llegar a consumir bastante luz, a no ser que concentres su uso en las horas gratis que te regala la Tarifa de luz Tempo Happy.

 

Convectores: silenciosos pero contraindicados en alérgicos

  • Funcionan con: electricidad.
  • Ventajas: rápidos y potentes como sus primos hermanos los calefactores, pero más silenciosos, ya que se basan en calor radiante (infrarrojos). Algunos modelos cuentan con un ventilador que ayuda a distribuir el aire caliente por la habitación. Baratos y recomendables para baños, cocinas o pequeñas habitaciones.
  • Desventajas: tendencia a acumular polvo en las rejillas, por lo que no son una opción en casas en las que haya alérgicos.
“Los calefactores y convectores eléctricos son buena opción en habitaciones pequeñas que hay que calentar rápido.”

Radiadores halógenos: solo para zonas reducidas

  • Funcionan con: electricidad.
  • Ventajas: el calor que emiten es por radiación, similar al de los rayos del sol, por lo que resultan muy agradables. Caben prácticamente en cualquier sitio.
  • Desventajas: están creados para calentar zonas concretas y no una habitación entera. Calientan solo el lugar hacia el que irradian y no el aire del ambiente. Alcanzan temperaturas elevadas, por lo que no es recomendable que estén cerca ni de muebles ni de niños.

 

Radiadores de aceite: calor duradero pero son lentos

  • Funcionan con: electricidad.
  • Ventajas: ideales para usos prolongados y para calentar comedores o salones. No hacen nada de ruido y su buena inercia térmica hace que su consumo sea moderado. Tampoco generan residuos ni incomodidades de cambio de combustible: el aceite se encuentra dentro de las bobinas, por lo que ni se quema ni se tiene que reemplazar. Una vez apagados, conservan el calor un rato.
  • Desventajas: se calientan con lentitud y son más grandes y aparatosos que otras opciones.
“Los radiadores halógenos y los de aceite comparten la virtud de ser muy silenciosos.”

Ahorrar y calentarse al mismo tiempo

Si te has decidido por un calefactor portátil eléctrico, es hora de pensar detenidamente qué tarifa te conviene más. Con el siguiente contenido te lo ponemos fácil: cómo encontrar la tarifa de luz perfecta.

icono consejo Ir al consejo Icono facebook ir a Facebook Icono Twitter ir a Twitter Icono Youtube ir a Youtube Icono Messenger ir a Messenger Icono Linkedin ir a Linkedin Icono Instagram ir a Instagram Logo del enlace compartido ir al enlace compartido marca de verificación icono de marca de verificación icono de flecha hacia abajo icono de flecha hacia abajo icono de cerrar cerrar icono de añadir añadir icono de aumentar aumentar flecha oblicua mira de manera oblicua flecha hacia abajo flecha hacia abajo icono de buscador buscador icono de buscador buscador icono de compartir compartir icono de filtro filtrar icono de correo enviar correo icono de figura correo correo icono de teléfono teléfono icono de fax fax icono de imprimir imprimir icono de play play icono de usuario ir a la sección de usuario icono de error un error ha ocurrido icono de información Información Icono de me gusta Me gusta Icono de me gusta Me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de no me gusta No me gusta Icono de reloj Reloj Icono de lámpara lámpara Icono de lista Lista Icono de mapa Ir al mapa Icono de teléfono Teléfono Icono de emergencia Emergencia Icono de pausa Pausar Icono de play Play Icono de cierre de sesión Cerrar sesión