“La interdependencia entre el éxito de la empresa y el de la sociedad es un hecho. Las empresas tienen que dejar de pensar que los problemas sociales son factores marginales para el negocio”

– Mark Kramer

El CSV es una prioridad para todo el grupo Enel que exige, para cada nuevo proyecto, definir un plan de actuación social junto con los aspectos técnicos y económicos de la iniciativa. Poco a poco estamos incorporando también el proceso CSV en la operación y mantenimiento de todos nuestros activos de generación térmica y renovable y está previsto en un futuro extenderlo también a la distribución y comercialización.

¿Cómo se lleva a cabo un proyecto CSV?

Para poder llevar a cabo este trabajo de CSV se organiza, en el territorio donde se encuentra ubicado el activo o proyecto con el que se va a trabajar, un equipo transversal liderado por Sostenibilidad y compuesto por las líneas de negocio según la cadena de valor y otras áreas de la compañía. Con este equipo transversal se analiza el entorno local, se identifican los grupos de interés y se priorizan. Además, se observan cuáles son sus preocupaciones e intereses y se analizan los aspectos ambientales, sociales, regulatorios y los factores críticos de dicho entorno.

El siguiente paso es definir un Plan CSV, que debe estar alineado con los objetivos estratégicos de la compañía. Este plan consiste en un conjunto de acciones concretas que respondan a las preocupaciones e intereses de la comunidad local respecto al activo al que se acompaña con el CSV.

El plan CSV, tras ser definido y puesto en marcha, deberá ser monitorizado y actualizado periódicamente para que mantenga su función de valor compartido por la compañía y el entorno en todo momento y a lo largo de toda la vida útil del activo.

¿Dónde estamos trabajando?

El despliegue CSV arrancó en el año 2015. Comenzó en Canarias, donde se abrieron procesos CSV en las centrales de Candelaria en Tenerife, Salinas en Fuerteventura y Punta Grande en Lanzarote.

Actualmente hay abiertos procesos de CSV en otras centrales de Canarias y Baleares. El objetivo para este año 2018 es tener cubiertos con procesos CSV todos los activos de generación térmica y renovable.  

Se están definiendo planes CSV para acompañar los nuevos proyectos de plantas eólicas y solares que se construirán para cubrir la potencia adjudicada en las últimas dos subastas de renovables celebradas en España. También se ha trabajado desde el CSV con los equipos de Ingeniería en el desmantelamiento de la central de Foix (Barcelona) y en los proyectos que se están realizando en centrales térmicas de Litoral y As Pontes para adaptarlas a la nueva Directiva Europea de Emisiones industriales.

La búsqueda de “valor compartido” para la empresa y todos sus grupos de interés es una oportunidad para combinar la competitividad con la creación de valor social en el entorno local, reforzando una relación a largo plazo. Esta es la dirección hacia la que Enel ha dirigido su actividad en los últimos años.

En definitiva, se trata de un nuevo enfoque, una nueva manera de hacer las cosas, incluyendo la sostenibilidad en todas las decisiones de la empresa y reconociendo como máxima fundamental que el crecimiento de la empresa no se puede entender sin crear valor en el entorno local de los activos con los que nuestra compañía está operando.