“La instalación de PAS es clave para la reintroducción de especies desaparecidas como el buitre negro. Gracias a ellos tienen asegurado el alimento y mejora su éxito reproductor.”

– Jesús Almarza, Técnico de TRENCA.

Las aves necrófagas y su presencia equilibrada son fundamentales como eliminadoras de focos de infección en nuestros campos y su desaparición desestabilizaría el equilibrio natural de los ecosistemas. Buitre negro, quebrantahuesos y alimoche, todas ellas especies protegidas, son los principales beneficiados de la presencia de los PAS en la actualidad. Al tener asegurado el alimento, aumenta su éxito reproductor y, por tanto, la supervivencia de estas especies protegidas.

Programa de reintroducción del buitre negro

El programa de puntos de alimentación asistida de Endesa da soporte al proyecto de reintroducción del buitre negro en los Pirineos que desarrolla TRENCA. Se inició en 2007 ante la necesidad de recuperar esta especie reproductora, desaparecida en la segunda mitad del siglo XIX. El objetivo es que esta nueva población refuerce el vínculo con la población francesa, aumentando la variabilidad genética.

En 10 años se ha conseguido una colonia estable importante de buitre negro (de aproximadamente 55 individuos). Gran parte de este éxito es debido a los PAS, que se han convertido en una pieza clave para la alimentación de esta especie. Acuden a ellos con frecuencia, sobre todo en los momentos más importantes en la cría de los pollos, lo que facilita el éxito reproductor de la especie.

imágenes del buitre negro y su hábitat y PAS

Funcionamiento de los PAS

Ganaderos y granjeros de la zona ceden los terrenos para los PAS y participan en la entrega de carroña aportando, por ejemplo, las bajas de sus explotaciones. Estos productos cárnicos no aptos para consumo humano se unen a los que facilitan mataderos de la zona.

Los técnicos de TRENCA, de la mano de Endesa, son quienes coordinan todo el proceso, realizan el seguimiento de las especies, y ordenan los trabajos de mantenimiento y limpieza de los comederos.

La técnica de aporte de alimento se ha mejorado con los años. Se centra en piezas pequeñas y algo escondidas, las que prefieren el buitre negro, el quebrantahuesos y el alimoche. De esta forma no se beneficia a otras especies carroñeras que no tienen problemas de población en la zona, como es el caso de buitre leonado, que come piezas grandes y en manada.

Educación ambiental y difusión 

El proyecto de implementación de Puntos de Alimentación Suplementaria para aves necrófagas del Pirineo va ligado a la educación ambiental. Durante el año 2016 se ha difundido entre las escuelas y colegios de la zona a través de talleres y charlas didácticas. Además, cada año se permite la visita de quienes estén interesados en conocer de cerca las aves necrófagas.

Este proyecto ha alcanzado una importante envergadura y ha sido publicado en importantes revistas de carácter científico como ‘Journal of Applied Ecology’ y ‘Nature’.

El objetivo de futuro es que estas aves no necesiten de los PAS para su alimentación y puedan desarrollarse de manera natural. Los PAS seguirán proporcionando un importante soporte para la gestión de ganado u otros animales muertos, suponiendo un beneficio tanto ambiental como económico.