“La energía nuclear es un componente importantísimo en el mix de producción energética por su estabilidad en la red, que da una gran seguridad de suministro, y por la no emisión de CO2.”

– Ignacio Araluce, presidente de Foro Nuclear.

En la evolución hacia un modelo sin carbón en 2050, la energía nuclear puede garantizar la seguridad del suministro y la estabilidad en el precio final de la energía hasta que las renovables y los sistemas de almacenamiento de energía alcancen un nivel pleno de desarrollo.

Una energía fiable y segura

En materia de seguridad, las centrales participadas por Endesa se encuentran en la fase final de implantación del Proyecto de Refuerzo de la Seguridad, derivado de las medidas post-Fukushima. En conjunto, se han invertido unos 30 millones de euros por unidad para mejorar la robustez de las instalaciones y garantizar su seguridad en un horizonte a largo plazo, incluso frente a sucesos naturales extremos, como terremotos, incendios o grandes inundaciones.

En Endesa, desde el inicio de la operación de las plantas, hemos realizado un fuerte esfuerzo inversor para mejorar y garantizar la seguridad de todas las centrales: todos los años llevamos a cabo actualizaciones tecnológicas que aseguran su óptimo funcionamiento y modernización.

Según el Director General de Nuclear Iberia de Endesa, Juan María Moreno Mellado, “por cada 100 euros que se invirtieron en las centrales en su construcción, en los últimos 20 años hemos invertido otros 60. Se ha hecho un enorme esfuerzo de forma continua para mantener las centrales modernizadas y siempre más seguras.”  

“Se ha hecho un enorme esfuerzo de forma continua para mantener las centrales modernizadas y siempre más seguras.”

– Juan María Moreno Mellado, Director General de Nuclear Iberia

En los próximos años destinaremos una inversión de 500 millones para continuar el proceso de mejora que permita seguir contando con esta tecnología en el futuro.

Una energía respetuosa con el entorno

La nuclear es la única tecnología capaz de suministrar grandes cantidades de energía de forma sostenida sin contribuir al cambio climático, ya que no envía a la atmósfera ni óxidos de carbono, ni azufre ni nitrógeno ni cenizas.

Es una energía respetuosa con el medio ambiente y, junto con las renovables, la única que no emite gases de efecto invernadero.

La energía nuclear es clave para la producción de la energía del futuro. Si queremos garantizar una producción sostenible, competitiva y capaz de satisfacer una demanda creciente, dando seguridad al suministro, la energía nuclear es el mejor camino.