“Queremos ofrecer al empleado la posibilidad de realizar una labor solidaria en nuestro ámbito, que es la energía”

– Inmaculada Fiteni, Responsable de Proyectos de Sostenibilidad de Endesa

Nuestra labor de voluntariado se centra, por un lado, en dar recomendaciones a las familias para la optimización de su factura eléctrica y la rebaja de su consumo energético y, por otro, en identificar situaciones de riesgo en las instalaciones eléctricas, que serán posteriormente subsanadas por instaladores certificados. En el futuro queremos trabajar también en una rehabilitación energética más profunda en las viviendas, en colaboración con otras empresas que donarían los materiales.

El proyecto arrancó en Zaragoza a finales de 2015 y más tarde se puso en marcha también en Barcelona. Tras dos ediciones en las que se ayudó a 167 familias en situación de vulnerabilidad energética, en Endesa y la Fundación Endesa nos marcamos el objetivo de conseguir que el proyecto, gradualmente, tuviera un alcance nacional.

Para ampliar el número de beneficiarios, organizamos talleres formativos en los que participan los voluntarios, las familias directamente implicadas en el programa y otras personas que pueden beneficiarse también de las acciones formativas. Informamos a las familias que cumplían con los requisitos para beneficiarse del Bono Social, las cuales alcanzaban el 81% del total, mientras solo un 38% lo estaba haciendo. En total, podemos estimar que el ahorro económico medio fue de más de 120€ anuales por cada vivienda en estas dos primeras ediciones.

“Cuando ves a esas familias que tienen dificultades y les ayudas, te abren su casa, están contigo de una manera especial y eso te llena de mucha satisfacción”

– Mariano Rivero, voluntario de Zaragoza

En 2018, el programa creció a nivel nacional para aconsejar a casi 20 veces más familias que otros años gracias a la incorporación de Cruz Roja, que se une al proyecto a través de sus 8 sedes oficiales para convertirse en la coordinadora general de su III edición. A lo largo de esta nueva etapa, más de 200 voluntarios de Endesa y de Cruz Roja actúan en 14 ciudades para aconsejar a hasta unas 7.500 personas de 3.000 familias.

Con este acuerdo se llevan a cabo diferentes intervenciones para ayudar a paliar la situación de vulnerabilidad energética en los hogares. Entre ellas se encuentran las formaciones a las familias mediante talleres sobre consumo eficiente y optimización de la factura, la orientación personalizada y la aplicación de medidas de ahorro y seguridad.