Convertir una mina en el mayor lago de España

“Desde el momento de la génesis de sus proyectos mineros, en Endesa ya imperaban los criterios de recuperación de los terrenos afectados por la actividad minera con el objetivo último de conseguir, una vez obtenido el beneficio del yacimiento, devolver los terrenos a su uso primitivo.”

– Manuel Jiménez Hernando. Planificación y gestión minera.

As Pontes, el lago más grande de España

El proyecto de restauración más emblemático es el de As Pontes, donde el espacio que ocupaba el hueco de la mina se ha convertido en el mayor lago de España: 865 hectáreas y 547 hectómetros cúbicos de agua donde hoy se practican deportes náuticos y hay zonas de baño y recreo. La escombrera exterior, donde se acumulaba material estéril procedente del yacimiento, es hoy un paraje natural con una cubierta vegetal de gran riqueza biológica, que la fauna autóctona ha colonizado en un proceso natural. En los últimos estudios realizados, se han identificado 217 especies vegetales y 205 especies de animales vertebrados.

En el resto de centros mineros la restauración ha permitido recuperar 2.360 hectáreas para la agricultura o el desarrollo de vegetación autóctona y fauna local, a pesar de tratarse de entornos semiáridos de difícil repoblación.

Destaca el caso de Puertollano, donde 560 hectáreas han vuelto a tener un uso agro-ganadero tras su restauración, con una productividad superior a la de los terrenos circundantes no alterados. En la actualidad, cuenta con una plantación de 28.000 olivos que tienen una producción media anual de 250.000 kg de aceituna de las que se extrae aceite de excelente calidad.

La singularidad de estos proyectos ha convertido nuestra experiencia en la  restauración de espacios mineros en un referente nacional e internacional.

“El reto es que la restauración sea sostenible y todo el ecosistema crezca por sí solo en el futuro.”

– Antonio Hermosilla Medina. Administración y Gestión Minera.

Una restauración sostenible

Para garantizar la restauración sostenible, el método de explotación que se realizaba era el de minería de transferencia. Un método que permite simultanear los trabajos de explotación y restauración. De esta manera no hay que esperar a la finalización del proyecto minero para comenzar a ejecutar los trabajos de restauración de toda la superficie afectada.

Durante este proceso, tanto la escombrera exterior como la escombrera interior se van conformando para darles formas onduladas parecidas a las del relieve del entorno. Posteriormente, se cubren con tierra vegetal y después se hace un abonado y una siembra con vegetación autóctona. La fase final del proyecto de restauración de un proyecto minero es la recuperación del hueco final, generalmente a través del almacenamiento de agua.

El éxito de una restauración sostenible está en conseguir un equilibrio entre la masa de agua, el desarrollo de la vegetación de la ribera y la colonización de la fauna autóctona. Ese equilibrio es el que hemos logrado alcanzar en As Pontes, Peñarroya, Andorra y Puertollano, cuatro espacios naturales recuperados que son una referencia de desarrollo sostenible.  

Como destaca Antonio Hermosilla, que desde el área de Administración y Gestión Minera de Endesa ha vivido de cerca esta evolución, es muy gratificante comprobar que se ha contribuido a crear algo. “Donde se escuchaba el eco de los compañeros y las máquinas, ahora se escucha el sonido de las aves, la fauna y los anfibios”. 

antes y después de la restauración minera en Estercuel

Antes y después de las restauraciones mineras en Estercuel