Bajo el cielo de Totana

Publicado el lunes 04 de noviembre de 2019

“Promovemos acciones que favorecen el impacto positivo de este proyecto en la comunidad local”

– Alessio Menci, Project Manager de EGPE

A pesar de que este municipio murciano cuenta con más de 30.000 habitantes, allí todo el mundo se conoce. Por eso, la construcción del parque ha sido la comidilla de los vecinos. "Nos conocen en todo el pueblo", subraya Jose orgulloso. Pero no solo han destacado los trabajadores, también los usuarios del Centro de Día José Moyá, dedicado a personas con discapacidad intelectual. "Nuestros usuarios han hecho unos talleres a través de la tornillería que suponen un aumento de su autoestima", afirma la directora del centro, Ana García.

Hombre trabajando

Otro motivo para brillar

Los paneles solares utilizados en la construcción han sido donados también al centro José Moyá, al que EGPE también ha dotado de iluminación eficiente. Para su directora, todas estas actuaciones suponen "una manera diferente de crear empresa y de crear puestos de trabajo. Hay un interés en cómo actuar y mejorar el entorno":

Esa es exactamente la esencia del modelo de construcción de Endesa: "Cuando trabajamos para la comunidad identificamos agentes locales con los que construir de manera conjunta programas de actuación que generen valor para ellos y también un retorno para la compañía", afirma Ada Fiteni, Directora de proyectos de sostenibilidad de Endesa.

En sus 287 km2, Totana abarca varios lugares de interés turístico por ser uno de los municipios que componen el cinturón de Sierra Espuña, con la suerte de albergar el maravilloso paraje natural de La Santa o el yacimiento arqueológico de La Bastida. Pero Totana tiene ahora otro lugar de interés, menos atractivo para turistas pero que enorgullece igual a los lugareños gracias a que está generando ya la energía equivalente al consumo de más de 25.000 familias.

Alumnos de escuelas de Totana y los usuarios del centro de día ya han podido visitar la planta fotovoltaica que bajo el cielo de Totana, como entona una de sus canciones típicas, hace de esta ciudad con alma de pueblo un lugar más sostenible y con un motivo más para brillar con luz propia.