Cómo ahorrar energía en oficinas y comercios

Publicado el jueves 11 de julio de 2019

“Las actuaciones más relevantes de sostenibilidad energética en el sector servicios pasan por la sustitución de equipos de climatización por bomba de calor, la mejora de la iluminación y, en función del edificio y de la ciudad, el autoconsumo”

Las ventajas comparativas de la eficiencia energética en el sector terciario

En el sector servicios, las actuaciones de sostenibilidad energética presentan, en términos generales, menores barreras para su desarrollo que en el sector residencial:

  • Con carácter general, los edificios del sector servicios suelen ser propiedad o estar gestionados por una única empresa o propietario. Por ello, las decisiones de inversión no requieren poner de acuerdo a un número elevado de interesados, como es el caso de las comunidades de vecinos en el sector residencial. Esto facilita y agiliza el proceso de implementación de las actuaciones y medidas necesarias.
 
  • Las decisiones de inversión se toman atendiendo a criterios de racionalidad económica, lo que facilita la toma de decisiones en actuaciones que requieran una alta inversión, pero son rentables en el corto o medio plazo.
 
  • Los edificios de este sector consumen más energía por unidad de superficie, por lo que los periodos de recuperación de la inversión son menores que en otras infraestructuras.
 
  • La renovación de los equipos y de los edificios por motivos de estética o de funcionalidad se produce de forma más frecuente que en el sector residencial. Esto supone una oportunidad para introducir criterios de sostenibilidad energética en estas renovaciones.

 

¿Cómo se puede incrementar la eficiencia energética en el sector servicios?

De forma similar a lo que ocurre en el sector residencial, la eficiencia energética en el sector terciario pasa por introducir criterios de sostenibilidad y eficiencia energética en la edificación para mejorar las condiciones del parque de infraestructuras existente.

Algunas recomendaciones para los ayuntamientos y Administraciones municipales pasarían por:

  • Definir planes de actuación a nivel municipal que aseguren la reducción de consumos, de emisiones y la calidad del aire para cumplir los objetivos.
 
  • Implantar como objetivo que el 100% de los edificios posea certificados energéticos en 2030.
 
  • Lanzar campañas de divulgación a los propietarios de los edificios sobre las medidas consideradas en los planes de actuación de edificios.
 
  • Establecer un calendario para la restricción de comercialización de equipos no eficientes.
 
  • Promover que las rehabilitaciones que se lleven a cabo de forma natural en los edificios incorporen criterios de sostenibilidad energética.
 
  • Complementar el Código Técnico de la Edificación para edificios nuevos para que establezca límites restrictivos de consumo energético, según la zona climática.
 
  • Fomentar que se adapten las actuales tarifas eléctricas para que sean una señal de precio eficiente que no penalice la adopción de equipos eléctricos frente a otros menos sostenibles.