Un aire más limpio y menos atascos: los retos de la movilidad urbana

Publicado el jueves 13 de junio de 2019

“La principal medida a implementar es el cambio modal de transporte, bien a transporte público o a medios no motorizados, como la bicicleta, los patinetes eléctricos o caminar”

En base a estos criterios, la principal medida a desarrollar sería el cambio modal de transporte, bien a transporte público o a medios no motorizados, como la bicicleta, los patinetes eléctricos o caminar. En el caso del cambio a transporte público, se conseguiría reducir las emisiones por pasajero un 70% en el caso del autobús convencional, y más del 90% en el caso de tren y metro.

Otras iniciativas pasan por el uso de sistemas de movilidad inteligente, como el carsharing o el carpooling y el fomento del vehículo eléctrico. Aunque las ventas de este último se han multiplicado en España, con un crecimiento del 41% en 2018 según cifras de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, solo representan un 6,4% del total, situándose todavía muy lejos de los coches diésel (36,6%) o los de gasolina (57,1%). Para impulsar este punto, Endesa ha lanzado el plan más ambicioso para impulsar la movilidad eléctrica que se haya puesto en marcha en España, desplegando más de 8.500 puntos de recarga públicos en el período 2019-2023 con una inversión de 65 millones de euros.

También se propone desincentivar la circulación de los vehículos más antiguos y contaminantes, ya que el 40% de los turismos españoles no alcanzan las especificaciones mínimas para tener un distintivo medioambiental de la DGT. Además, esto supondrá un incremento relevante de las ventas de turismos de entre un 10 y un 30%, con la adopción cada vez más alta de coches autónomos y conectados.

Por último, se recomienda el cambio de los vehículos de transporte público a otros menos contaminantes, como por ejemplo los autobuses de gas natural, eléctricos, o los equipados con sistemas de limpieza de gases de escape.

¿Cómo se puede incrementar la sostenibilidad energética en el transporte?

Los niveles de contaminación y consumo energético del transporte de pasajeros hacen que este deba ser el foco principal de las actuaciones a realizar. El tipo de medidas a desarrollar en el sector transporte dependerá fundamentalmente del tamaño de la ciudad, del peso de las áreas metropolitanas en comparación con el centro de la ciudad y de la orografía.

Para incrementar la sostenibilidad energética de este sector, el estudio de Deloitte propone las siguientes recomendaciones a ayuntamientos y Administraciones municipales:

  • Realizar periódicamente estudios que permitan conocer los patrones de movilidad de los ciudadanos, para la definición de los planes de movilidad.
 
  • Definir planes de movilidad que permitan la reducción de emisiones y la mejora de la calidad del aire.
 
  • Poner en marcha planes de actuación para cada municipio que incluyan restricciones de acceso a los núcleos urbanos, ampliar el servicio de transporte público, facilitar el uso de transporte no motorizado y potenciar la intermodalidad, es decir, el uso de varios transportes para evitar usar el vehículo privado.
 
  • Realizar campañas informativas y de concienciación ciudadana.
 
  • Desarrollar normativa que facilite el crecimiento de los modelos de negocio de movilidad inteligente.
 
  • Fomentar la penetración de vehículos eléctricos y la retirada de los antiguos.
 
  • Potenciar el desarrollo de la red de carga de vehículos eléctricos.
 
  • Establecer obligaciones para que las empresas con más de 50 empleados desarrollen planes corporativos de movilidad sostenible.
 
  • Sustituir los vehículos de transporte público por otros menos contaminantes.