Foto Presidente de Endesa, Borja Prado

Estimado accionista:

Me complace presentarle el Informe de Actividades de ENDESA. Como cada año, esta carta me ofrece la oportunidad de dirigirme a todas aquellas personas que forman parte de todos los grupos de interés con los que ENDESA tiene relación, y de forma especial a nuestros accionistas, cuyo respaldo tiene una gran relevancia para la marcha de nuestra compañía.

Un rasgo que caracteriza muy poderosamente el comportamiento que ha tenido nuestra compañía a lo largo de los últimos años es el firme cumplimiento de sus compromisos. De manera constante y sostenida, ENDESA ha anunciado en cada ejercicio que los objetivos presentados a los mercados y contenidos en sus Planes Estratégicos han resultado sistemáticamente superados con holgura. 

El año 2018 no ha sido una excepción. Por ello, en el momento de presentar el Informe de Actividades correspondiente a ese ejercicio, puedo hacerlo con la satisfacción de anunciar que hemos dado continuidad a esa larga trayectoria que nos convierte en una empresa ampliamente reconocida por su fiabilidad, solidez y responsabilidad.

Las cifras que certifican el cumplimiento de nuestros compromisos son claras y contundentes: 1.417 millones de euros de beneficio neto, 3.627 millones de euros de beneficio bruto de explotación (EBITDA) y, sobre todo, los 1.470 millones de euros dedicados a inversiones brutas, lo que confirma que ENDESA es la empresa eléctrica que más ha invertido en España en los últimos diez años. 

La solidez de estas cifras, firmemente asentadas en una gestión eficaz, y el desarrollo de nuestros negocios nos permiten trasladar a nuestros 200.000 accionistas que estamos en condiciones de proponer a la Junta General de ENDESA el pago de un dividendo bruto de 1,427 euros por acción con cargo al beneficio neto del ejercicio 2018. 


Esta cantidad supone el incremento de un 3% con respecto al dividendo que se pagó con cargo a los resultados de 2017 y un 7% superior al dividendo mínimo con el que nos habíamos comprometido satisfacer a nuestros accionistas cuando en noviembre de 2018 presentamos nuestro nuevo Plan Estratégico 2019- 2021.

Creo firmemente que estas y otras magnitudes que se detallan de manera pormenorizada y transparente en las páginas que siguen a continuación, no pueden ser entendidas completamente si no se ponen en relación con la actitud y el compromiso que muestran día a día las más de 9.000 personas que trabajamos en ENDESA y las decenas de miles que lo hacen a través de nuestras empresas colaboradoras. Sin esa actitud y compromiso demostrados en el tiempo, no sería entendible que una empresa fuera capaz, una y otra vez, de superar los objetivos que comparte con sus accionistas y con todos sus demás grupos de interés.

ENDESA ha trazado una trayectoria ininterrumpida de fiabilidad intachable en situaciones muy adversas. Para lograrlo, ha sido preciso un empeño constante y coherente basado en los avances ya conseguidos, y sobre todo, una visión clara a largo plazo.

Sin duda ENDESA ha dado pruebas de tenerla. En efecto, pienso que lo más importante que reflejan estas cifras no es solo la capacidad de gestionar bien el presente, sino de haberlo hecho sabiendo en cada momento cómo había que plantearse el futuro.

La sólida trayectoria que nuestra empresa ha trazado en los últimos diez años, le ha permitido tener siempre muy presente los nuevos retos a los que se enfrenta nuestro sector y preparase con la suficiente antelación para superarlos. Hoy podemos decir, con total serenidad, que esta sólida base sitúa a ENDESA en la mejor posición para encarar uno de los desafíos más formidables a los que se ha enfrentado nuestro país en el ámbito energético: la transición ordenada hacia un modelo sostenible, justo y libre de emisiones, capaz de asegurar un futuro ilusionante para las nuevas generaciones.

ENDESA está muy bien posicionada en todos y cada uno de sus ejes estratégicos: ha decidido concentrar la mayor parte de su esfuerzo inversor en el desarrollo de las energías renovables y en la puesta a punto de redes eléctricas inteligentes que permiten la necesaria integración de esas instalaciones en el sistema eléctrico; es la empresa eléctrica más comprometida con el impulso de la movilidad sostenible, como lo prueba su extraordinario plan de infraestructuras de recarga eléctrica; está haciendo un gran esfuerzo en materia de digitalización en lo que se refiere a la gestión de sus activos, a sus procesos y a la formación de sus personas; ha asumido sin reservas el principio de que los clientes son hoy más que nunca el principal valor de la empresa y, por ello, deben estar en el centro de nuestra estrategia y deben ver cubiertas sus expectativas y necesidades a través de nuevos productos y servicios; y tiene, en suma, muy presente que los objetivos de la transición energética no podrán ser conseguidos sin una creciente electrificación de la demanda de energía, sobre todo en lo que se refiere a su consumo en las ciudades.

Todo ello está siendo posible no solo gracias a la excelente gestión empresarial de la que ENDESA ha dejado constancia en los últimos años, sino a que se ha hecho con una mirada a largo plazo que tiene como objetivo asegurar la sostenibilidad de la empresa en medio de las aceleraciones e incertidumbres propias de nuestro tiempo.

ENDESA ha sabido trazar perfectamente su ruta desde hace años y cuenta con el talento, la dedicación y el compromiso de más de 9.000 empleados que están siempre dispuestos a dar lo mejor de sí mismos. Es por ello, una satisfacción poder trasladar este Informe de Actividades a los accionistas que están prestando su apoyo a ENDESA.

Borja Prado Eulate

Presidente de ENDESA